Miércoles, 19 Abril de 2017

Mil imágenes mías

Abrí los ojos rápido, ya empezaba a sentir las punzadas en mi cabeza. Aquello había sido muy, pero que muy, mala idea.

La primera vez que me pasó, creí que estaba loca. Era mi primer año de instituto y había un chico que me gustaba. Un día, sentados en un banco, a la salida de clase, me dio un beso rápido y casto en la boca. Me esperaba suavidad, humedad. No esperaba las imágenes que surcaron mi cabeza, acompañadas de aguijonazos, como torbellinos descontrolados sin...