Lunes, 21 Agosto de 2017

Worlds Apart

Por los que vendrán para quedarse, por los que se alejarán sin mirar atrás. Por los que compartan los momentos que decorarán mi rutina y por todo lo que haga que viva cada día un poco más. Por los que me atraviesen el corazón a zarpazos. Por todo lo que consiga que ría fuerte, alto y claro.

Por los que nunca tendrán suficiente de mí, por los que terminen con sobredosis. Por los que bailarán hasta alcanzar la madrugada y hasta que nos duelan los pies. Por los que prefieran una buena conversación antes que un mal trago. 

Por lo que me hará gritar de rabia, de alegría, de miedo. Por los que se asusten con mi ambición, por los que la alimenten con creces. Por todo lo que estirará las comisuras de mi boca convirtiéndola en sonrisas genuinas. 

Por los que se cruzarán en mi camino sin querer, y por los que seguirán en él queriendo(me). Por los que cubrirán con tiritas mis sueños rotos. Por los que sentirán que el presente se nos queda corto con todo lo que queremos hacer.

Por todas las veces que conseguiré transformar las piedras del camino en flores. Por todos los intentos que vendrán si a la primera no fue suficiente. Por las épocas en las que la valentía se convertirá en el café de mis mañanas. Por las partes de mí misma que volveré a reconstruir.

Brindo por la vida bajo las directrices de una locura a medida. Por no tenerlo siempre todo controlado. Por tópicos como que 'nunca es demasiado tarde'. Por el caos que supone salir de lo establecido. Por los giros de volante en el último momento. Brindo por todo lo que está por llegar.Por los que vendrán para quedarse, por los que se alejarán sin mirar atrás. Por los que compartan los momentos que decorarán mi rutina y por todo lo que haga que viva cada día un poco más. Por los que me atraviesen el corazón a zarpazos. Por todo lo que consiga que ría fuerte, alto y claro.

Por los que nunca tendrán suficiente de mí, por los que terminen con sobredosis. Por los que bailarán hasta alcanzar la madrugada y hasta que nos duelan los pies. Por los que prefieran una buena conversación antes que un mal trago. 

Por lo que me hará gritar de rabia, de alegría, de miedo. Por los que se asusten con mi ambición, por los que la alimenten con creces. Por todo lo que estirará las comisuras de mi boca convirtiéndola en sonrisas genuinas. 

Por los que se cruzarán en mi camino sin querer, y por los que seguirán en él queriendo(me). Por los que cubrirán con tiritas mis sueños rotos. Por los que sentirán que el presente se nos queda corto con todo lo que queremos hacer.

Por todas las veces que conseguiré transformar las piedras del camino en flores. Por todos los intentos que vendrán si a la primera no fue suficiente. Por las épocas en las que la valentía se convertirá en el café de mis mañanas. Por las partes de mí misma que volveré a reconstruir.

Brindo por la vida bajo las directrices de una locura a medida. Por no tenerlo siempre todo controlado. Por tópicos como que 'nunca es demasiado tarde'. Por el caos que supone salir de lo establecido. Por los giros de volante en el último momento. Brindo por todo lo que está por llegar.Por los que vendrán para quedarse, por los que se alejarán sin mirar atrás. Por los que compartan los momentos que decorarán mi rutina y por todo lo que haga que viva cada día un poco más. Por los que me atraviesen el corazón a zarpazos. Por todo lo que consiga que ría fuerte, alto y claro.

Por los que nunca tendrán suficiente de mí, por los que terminen con sobredosis. Por los que bailarán hasta alcanzar la madrugada y hasta que nos duelan los pies. Por los que prefieran una buena conversación antes que un mal trago. 

Por lo que me hará gritar de rabia, de alegría, de miedo. Por los que se asusten con mi ambición, por los que la alimenten con creces. Por todo lo que estirará las comisuras de mi boca convirtiéndola en sonrisas genuinas. 

Por los que se cruzarán en mi camino sin querer, y por los que seguirán en él queriendo(me). Por los que cubrirán con tiritas mis sueños rotos. Por los que sentirán que el presente se nos queda corto con todo lo que queremos hacer.

Por todas las veces que conseguiré transformar las piedras del camino en flores. Por todos los intentos que vendrán si a la primera no fue suficiente. Por las épocas en las que la valentía se convertirá en el café de mis mañanas. Por las partes de mí misma que volveré a reconstruir.

Brindo por la vida bajo las directrices de una locura a medida. Por no tenerlo siempre todo controlado. Por tópicos como que 'nunca es demasiado tarde'. Por el caos que supone salir de lo establecido. Por los giros de volante en el último momento. Brindo por todo lo que está por llegar.

Lunes, 17 Julio de 2017

Weak

Porque contigo pierdo. Pierdo los papeles, la prudencia, la cordura. Pierdo la cabeza, el sentido, la noción del tiempo. Pierdo el control, la comodidad, el frío. Pierdo la paciencia, la calma, los nervios. 
Siempre pierdo tu juego pero me arriesgo de nuevo en cada partida.
Porque pierdo inmunidad ante ti pero con cada paso en tu dirección gano vida.
Porque pierdo la voz, el aire, la fuerza. 
Porque me pierdo en tus batallas pero te gano en nuestra guerra

Lunes, 03 Julio de 2017

Utopía

Tu nombre suena como el viento de verano y lo siento como espuma de mar entre mis cuerdas vocales. Sin saberlo, para mí eres perfume con olor a café molido y toques de vainilla.
Si fueras libro te leería despacio alargando los últimos capítulos, y si te convirtieras en canción serías mi banda sonora. Nunca me sacias las ganas y vicias mis lunares, que siempre esperan más de tu tacto. Absorbes cada uno de mis sentidos y los dejas sin conocimiento.
Contigo no hay refrán que valga ni tópicos a los que hacer caso. Eres la excepción a la regla y valen más mil palabras tuyas que cualquier imagen. Rompes leyes, márgenes, esquemas. Y a mí también me rompes. Pero me recompones en cuanto regresas.
Si fueses pecado serías soberbia, porque sé con certeza absoluta y garantía ciega que, como tú, no hay nadie.
Y que los relojes que tú usas miden el tiempo que nos falta para acercarnos hasta ponernos en peligro de nuevo. Porque si fueses deporte, serías uno de riesgo.
Y si te vistieses de preposición estarías en este momento aquí, pero si te declarases adverbio, te viviría cerca y siempre.
Y si te escribiese, trazaría con mi mano, y con los ojos cerrados, la palabra utopía.

Lunes, 12 Junio de 2017

L.I.F.E.G.O.E.S.O.N

¿Y tú, a qué esperas? ¿Cuál es el punto de inflexión que necesitas para decir “hasta aquí, ahora me toca a mí”? 

Nos enseñan a medir el tiempo en años de experiencia, en notas académicas, en categorías profesionales. Como si éste fuese realmente medible. Crecemos, estudiamos, nos formamos. Contamos los días hasta que entramos en la universidad y nos perdemos entre exámenes y papeleos. Terminamos y, antes de darnos cuenta, peleamos contra otros similares a nosotros para conseguir eso tan codiciado: ese trabajo, ese puesto de tus sueños, ese status ideal. 

Y, desde ahí, todo se convierte en un bucle de espera interminable. En invierno esperamos a que llegue el verano. El lunes contamos los días que quedan hasta el viernes. Las vacaciones, nuestro “relax”, están cortados de quincena en quincena, de mes en mes. Planificamos los viajes con semanas, meses, de antelación. 

No dejamos hueco a la improvisación porque no hay nada fuera de lo común o lo pactado en nuestros movimientos. Porque vivimos a la espera de lo siguiente que queremos lograr, en vez de explotar al máximo lo que ya hemos obtenido. 

Nos cansamos en seguida de cada meta que superamos y, antes de darnos cuenta, nos hemos puesto delante la siguiente. Siempre es una más, un nuevo objetivo, un nuevo sueño que hacer real. ¿Pero qué clase de sueños son, si cuando los vivimos, no estamos despiertos? 

Nos imponemos alcanzar una realidad que, al final, no disfrutamos. Y cuando es nuestro momento, ansiamos el que viene después. Nos han enseñado a no conformarnos con nada, y lo hemos aprendido tan bien, que nunca tenemos suficiente

Así que párate, tan sólo un segundo. Mira a tu alrededor. Soy honesta y no puedo prometerte si es eso lo que quieres o crees querer, pero estoy segura de que no lo estas viviendo suficiente. Deja de esperar y empieza a vivir, con lo que sea que tengas, pero al cien por cien

Porque el tiempo no se mide en número de éxitos o fracasos, en momentos vividos en pareja, en número de admiradores, en cantidad de seguidores.
No. El tiempo se mide en sonrisas

Y nos falta entender que quien más gana no es quien más sueños alcanza, si no quien más sonríe con lo que tiene

 

Lunes, 29 Mayo de 2017

Want you back - Haim

No fuiste rosas, ni cajas de bombones, ni exceso de mimos. 
No fuiste pareja de propaganda, ni fuiste tequieros de copia y pega.
Fuiste cultura, reflexión, impulso.
Fuiste viajes, risas, cervezas.
Fuiste música, cine, libros. 
Fuiste mi corazón, y mi cabeza.
Fuiste real, fuiste tú, fuiste conmigo.