Victoria Vílchez

Antes de que digas te quiero
NEW ADULT, tres estrellas, Victoria Vílchez

Lucía no había vuelto a pensar en Asher, pero cuando viaja hasta Londres y se lo encuentra 
frente a su antigua casa, los recuerdos no tardan en regresar. 
Lucía va a darse cuenta muy pronto de que Asher oculta mucho más de lo que muestra, y
ambos se verán arrastrados por una complicidad que creían olvidada
y por más pasión de la que jamás hayan llegado a sentir por nadie. 


Aunque Antes de que decidas dejarme o ¿Y si de verdad te quiero? van a seguir siendo de mis favoritos de Victoria Vílchez, esta tercera entrega de la serie "Antes de" ha conquistado también un poquito de mi corazón

En primer lugar, nos encontramos con la protagonista, Lucía, la cual ya apuntaba maneras en la segunda entrega (Lucía era compañera de piso de Becca y Jota, a la vez que es prima de éste). Lucía me ha gustado, me ha hecho reír, la he entendido en muchas de las situaciones y he conseguido empatizar con cómo se sentía, conectando con ella durante la lectura. Habla hasta debajo del agua, es inteligente, sensible, bastante insegura, pero también descarada a veces, dejando aflorar un carácter que, la verdad, se agradece, ya que le da frescura a las conversaciones.  

—Alguien tiene que ocuparse de bajarte los humos —me reí, intentando eliminar toda aquella tensión—. No puedes ir por ahí haciéndole proposiciones deshonestas a todas las chicas con las que te encuentres, ¿sabes?

antesdequedigastequieroPor otra parte tenemos a Asher. He de reconocer que la manera en la que se presenta en la historia y sus intervenciones muy al principio del libro no me convencieron. Me parecieron forzadas, demasiado chulescas y, no sé, no me transmitió en un primer momento ese feeling. Pero todo cambió a medida que leía más y más... hasta que Asher me atrapó. Puede que el matiz de chicotriste esté muy visto, pero la verdad es que su evolución como personaje, sus diálogos y la relación cada vez más fluida con Lucía te embaucan totalmente. Y claro que ayuda su afición por las motos, la música... así es difícil resistirse, amigos.

<<Tú me pones contento, mi pequeña Lu>>

Y lo más importarte, que es lo que más me gusta de la ecritura de Victoria: consigue enternecerte, transmitirte al cien por cien los mismos sentimientos que experimentan los personajes, consigue llegar al lector. Aunque Jota siga siendo mi number one, ha hecho que Asher se gane uno de los primeros puestos. Ha sido súper fácil visualizar en mi cabeza ciertas escenas, tan bien descritas que, a veces, era imposible no sentirme como si estuviese en la piel de Lucía. La prosa es clara, ágil, adictiva, manteniéndote enganchada capítulo tras capítulo.

Eché de menos más intervenciones de Tony— amigo de Asher— y, en general, más del grupo de amigos de él. También me faltó más detalle acerca del entorno, la ciudad, lo que les rodeaba. Por otro lado, y lo cual me ha pasado con casi todas las historias de Victoria, la novela se me ha hecho corta, y no sólo porque la haya disfrutado, si no porque me parece que ciertos capítulos, ciertos momentos, podrían haberse desarrollado más, alargando la trama y dándole un poquito más de cuerpo, como por ejemplo el final, que me pareció algo apresurado. 

—Te fuiste —afirmó, exhalando— y me dejaste aquí, sin tus sonrisas... Solo.

Esta preciosa historia está cargada de momentos más duros, más difíciles, momentos que sirven para reflexionar acerca de cómo lo ocurrido en el pasado puede llegar a afectar al futuro de una persona, pero también habla de la posibilidad real y tangible de conseguir superarlo. En definitiva, Antes de que digas te quiero está impregnada del mismo toque que me llamó la atención en Antes de que digas adiós, y que está presente en cada historia que escribe esta autora.  

<<El amor era así, no solía pedir permiso para entrar en nuestras vidas,
sino que nos atrapaba en redes tejidas de pequeños momentos hasta que estabas tan enredado que ya no había vuelta atrás>>

Creía que iba a ser difícil que volviese a sentir lo que sentí cuando Becca y Jota bailaron "Crazy", de Aerosmith, en el Level. Pero con Lucía y Asher he "revivido" esas emociones... y por eso, Victoria, mil gracias.

Fotografía: unknown.com