Cherry Chic

Mi canción más bonita
Cherry Chic, tres estrellas, ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA

Daniela Acosta es una chica cualquiera con un trabajo que no le llena, 
una relación insana y viciosa con un hombre que no la merece.
Oliver es, probablemente, el sueño de cualquier mujer a la que le gusten los macarras, 
y uno de los tatuadores más prestigiosos del momento. 
A priori lo tiene todo para ser la envidia de muchos. 
Sin embargo, hace años que lucha sus propias batallas y no es hasta ahora 
que parece dispuesto a librarlas. 

Cuando vi la portada de “Mi canción más bonita”, y leí la sinopsis, decidí enfrascarme en la primera novela de Cherry Chic. Tenía ganas de una historia fresca, romántica, que me ayudase a evadirme un ratito. Y, tras devorarla, puedo decir que me ha dejado muy buen sabor de boca.

El personaje que se nos presenta desde el capítulo uno es Daniela Acosta, una wedding planner que, he de decir, es algo inestable emocional y psicológicamente, y que además mantiene una relación más que tóxica con su jefe Jake (capullo). Éste le encasqueta a Daniela la planificación de una boda en Ibiza, con la gran fortuna que así es como conoce a Oliver: guapo, macarra pero, en el fondo, un cachito de pan.

micancionmasbonitaOliver me ha encantado. Me ha parecido un personaje divertido y bien definido, atractivo y real. Se ha ganado un huequito en mi corazón. Lejos de ser el prototipo chulo-playa, lo que tiene de macarra son las pintas, tal y como Cherry Chic lo describe; por lo demás, es una persona de carne y hueso con sentimientos propios de alguien normalEn relación a Daniela… me parece un personaje divertido, sí, pero siendo honesta he de decir que, a veces, me daban ganas de pegarle alguna colleja. El victimismo, la flagelación… en exceso, cansa, y hubo momentos que Daniela Acosta me transmitió demasiado de estos ingredientes.

¿Y sobre ellos dos...? La historia de amor me pareció dulce... pero muy pasional también. Aunque, sobre todo, natural. Oliver se mostró en su estado puro, conquistando cada parte de la mente de Daniela a medida que la historia avanzaba. Me pudo totalmente el ir descubriendo lo débil que él era en el fondo ante ella, lo fácil que también le resultaba romperse por dentro. 

Imaginarme a Oliver tocando el piano, o imaginarlos a los dos juntos, se convirtió en un pasatiempo muy adictivo durante la lectura. Cada escena que ambos compartían, o cada momento que utilizaban para desnudarse un poco más el uno frente al otro... me arrastraba aun más a esa historia tan auténtica y diferente que estaban empezando entre los dos.

A su vez, personajes y tramas secundarios han captado mi atención desde el momento uno. Tina… la grandísima Tina ha conquistado mi corazón a base de risas, aun siendo a veces algo bocazas. Es, quizás, con el personaje que más he conectado de toda la novela. Así que, por todo esto… me hubiera gustado quizás más chicha en la sub-trama entre ella y Samuel.

Esto me lleva a decir que las historias entre los hermanos de Daniela y sus amigas, han sido otro punto a favor. Me he hartado de reír en muchos momentos, y me ha parecido muy bueno el cambio intermitente de escenas en las que sólo estaban “Daniela y Oliver”, a todos los momentos juntos con los hermanos y las amigas de Daniela. Además, me ha enganchado mucho que la historia se moviese por diferentes entornos. No sólo Ibiza, si no el sur de España, los Ángeles… siempre se agradece esa frescura de no sólo limitarse al mismo sitio, si no que se enriquezca la historia con nuevos alrededores, diferentes lugares… al menos a mí me hace sentir como si estuviese viajando con ellos. Y eso me chiiiiiiifla.

Por otro lado… si tengo que decir qué es lo que me parece mejorable de esta historia: la narración. La pluma de Cherry Chic es ágil, divertida, entretenida. Pero varias veces, durante la lectura, sentí que había momentos que se podían reducir, haciendo que no resultasen tan repetitivos o innecesarios. Esto, obviamente, no fastidia la novela en sí, pero si el ritmo, el enganche, lo cual me dio mucha rabia ya que la historia me gustaba muchísimo… y creo que esa sensación constante disminuyó en algunos puntos la intensidad con la que podía disfrutar de la novela. Un ejemplo de esto: algunos capítulos o intervenciones dedicados a los pensamientos de Oliver, cuando ya desde el punto de vista de Daniela habían quedado claros, siendo la perspectiva de Oliver innecesaria en mi opinión.

Otro punto a comentar es la desaparición de Jake. Entiendo que tuvo su momento y que se va a freír espárragos llegado a un punto pero, honestamente, esperaba más. Salió muy abruptamente de la historia, y el feeling que tenía es que aparecería de nuevo, aunque fuese brevemente, por lo que sí que creo que podría haber sido más “natural” su desaparición de la vida de Daniela.

En relación a lo demás, y teniendo en cuenta que es la primera historia de esta autora, estoy contenta con la lectura. Aunque pueda pecar a veces de utilizar muchos clichés de la literatura Chick Lit, Daniela y Oliver enamoran, sobre todo este último, y las demás subtramas consiguen engancharte también, siendo Cherry Chic capaz de llevar perfectamente varias historias en paralelo, lo que, honestamente, no he visto en otras novelas de este género.

En definitiva, y aparte de aumentar mi mono por hacerme tatuajes, “Mi canción más bonita” me ha dejado con una sensación buena, tierna, alegre,… haciendo que quiera volver a hincarle el diente a las próximas historias de esta autora si duda.